Fotopoesía

Viaje

Ensayo-fotografía

Viaje

Por Leodan Morales

A Pedro García M

Modelo
El Brujo

Los sonidos sintetizados de una década pasada, nos acompañan esta noche. 

El acento canela de tu cuerpo, aletarga el cierre de mis párpados. Exquisita piel morena existe a través de mis ojos. Tus palabras empapadas de cerveza, embriagan a mis neuronas, hacen de mí, todo lo tuyo que puedo ser.

El misterio inquebrantable de tus

deseos

por ambos polos

encienden mi imaginación. Me inunda una cariñosa lujuria, espera ahogar esta inexplicable tensión emergiendo entre nosotros. ¿Será acaso esta noche cuando pruebe cada gota de ti?

Me seduce cada movimiento que realizas.

 La manera en que caminas, la sonrisa que escapa de tu boca; la seguridad con que te deslizas entre la gente que se aglomera a tu alrededor. Te muestras siempre tan seguro de la realidad en la que flotas.

Por primera vez no duele,

habitamos en la misma dimensión

Cada instante te siento más cerca.

Roses indiscretos escapan entre nosotros. No solo es semen lo que ansío beber de ti. No solo son los matices blancos y espesos de tu esperma lo que deseo recorran mi interior. No solo es la dureza de tu erección, la que muero por sentir entrar en cada resquicio de mi carne. No solo es la desnudez de tu cuerpo, la que anhelo me cubra como neblina a mi piel. Me perderé en lo infinito que se oculta entre tus piernas. 

Me has dicho que el misterio de la existencia se oculta tras la estrellas. Intentas sintetizar el universo, como un alquimista que busca las leyes primigenias que estructuran la vida. No comprendo si la multitud se ha esfumado, o somos nosotros los que nos hemos marchado.

Archivo_004

El frío césped de la noche filtra la luz de la luna;

mientras crece entre los dedos de nuestros pies desnudos. Pareces una parda estatua enraizada sobre la tierra que cubre la pradera. La ropa que cubría tu cuerpo, ha donado sus átomos a la atmósfera con la intención de crear más oxígeno. El domo que ahora nos cubre, evita nuestra muerte.

.

Tus ojos color universo

mezclan sus ideas con las palpitaciones de cada galaxia.

Nos hemos transfigurado en criaturas que no necesitan carne para desbordarse en pasión y pecado. Descubro cada molécula que te compone, acaricio cada átomo de tu existencia. Danzamos en el caldo de la quintaesencia de todo lo que existe. Explotamos en placer.

Regresamos a nuestros cuerpos.

La música que habíamos abandonado, suena como si no supiera que el universo entró en pausa por un momento. La gente continúa con su baile, conversa aglomeradamente a nuestro alrededor. Cruzas tus brazos por mi cintura, respiras plácidamente erizando la piel que cubre mi cuello.

Besas mis oídos mientras repites sílabas que no comprendo. Un gemido tuyo me susurra los motivos de aquel encuentro. Me pierdo en la fortaleza de tu pecho, ahora habito en tu ombligo. Al final, Izal nos dice, bienvenidos a la última fiesta del no somos nadie.

Oleaje

Caracola Magazine más profundos que la mar.

Tal vez te gustaría..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *