Agua salada

Señora mía

Oración egoísta a una diosa de carne

Autor: Santiago Garcés Moncada

Sirena virtual

Señora mía, tú que habitas en los cielos de este loco enamorado que se siente enloquecido y apenado por no verte, por tu ausencia omnipresente que lo hace sentirte siempre entre el frío ajeno de tu amor ausente. Mi gobernante, mi amiga, dueña de mi corazón, de mis tinieblas, es el vino de tu sangre liberación en mis venas, es el calor de tu cuerpo el que suelta mis cadenas que hacen estruendo al romperse en tus labios que las queman. Santo es tu silencio oculto en esta oración clandestina de un amante ausente que te piensa y calla, dibujando las siluetas de tus labios y tu pelo en un negro pensamiento donde brillas con más fe a cada momento.

Dame el beso necesario al despertar cada mañana, mi flor de nácar, de pétalos blancos y pómulos rosados por la sangre de tu savia roja y viva, dame entre tu néctar dulce el elixir de la vida, mi jazmín de olores fuertes y sensuales, que sin el pan de tu cuerpo siento que muero por dentro atravesado por espinas y cristales, rosa de hielo que mi pasión devora, floto en el purgatorio alejado de tus cielos, como persiguiendo avernos más allá del firmamento de tus horizontes negros, tan lejos de tus infiernos, donde ardería contento si entre nosotros, mi reina, se ofrendaran nuestros cuerpos.

 

Ven a mis ojos completa, sacerdotisa desnuda, cual catedrales de sal en las que entro a rezar irrumpiendo sin permiso y sin pensar, donde arranco los secretos que los gemidos de tu reino ofician a mi boca sedienta, entre tus aguas benditas y saladas a la luz de una vela que apaga tu aliento acelerado que nos deja en la penumbra del encuentro de los labios en la oscuridad arqueada de los párpados cerrados, donde queman los enigmas cual quimeras aferradas a las pieles de dos cuerpos que rezan sobre la cama, aferrados a la nada de una oración inventada.

Group-73.png

Soy tu esclavo, soy tu amigo, soy el loco empedernido que daría la vida por un beso amargo  de la negra bilis de aquella soberbia que muestras a todos como tras murallas, las que rompo a besos hasta desnudarte para hacerte mía y para a ti entregarme.

 

Hágase tu voluntad en mi ser, que sea tu deseo mi fuerza al arder, al luchar por verte y por no olvidarte, al intentar no extrañarte y dejarte libre al querer abrazarte, al saber que puedo perderte al mirarte, por lo que mejor te pongo en un recuerdo enmarcado en un pedestal  sobre la hoguera de mis sueños imposibles, donde alcanzar tus pasos o seguirte el vuelo es tan sencillo que levito entre las notas de tu voz como un coro celeste que me deja besar tus labios en la tierra de mis sueños o en el cielo de tu pelo, que son solo dos puntos dibujados en tu cuello, donde te escapas de mis dedos mi fugaz magia, mi anhelo, mis deseos de carbón al fuego, como lunares oscuros que se ocultan tras tus negros cabellos, donde peco sin arrepentimiento, pero tranquilo bajo la salvación del bautismo de tu sudor alcalino en el que me sumerjo para resucitar entre tus manos.

 

Apretado mi cuerpo por tus piernas de cadena, que amarran pero no encierran, en la mezcla de dos lenguas que susurran profecías en el silencio de un beso, perdonando mis pecados y aprendiendo a amar defectos, como yo he aprendido a amar el negro de tus demonios y a flotar entre tus humos al habitar tus infiernos.

Group-73.png

Aléjame virgen pérdida de la tentación de robarte la vida en un beso, y quémame entre tus llamas que he de arder entre tu cuerpo sin esfuerzo y con la fuerza del sol del verano que quema en mis recuerdos. Déjame estar en tu oasis en medio de tus desiertos, líbrame del mal de tu veneno o quítame la vida en un te quiero.

 

Bríndame tus aguas para calmar mi sed que es desvelo, que es anhelo de tu cuerpo, hidrópica necesidad de tocarte, insaciable deseo de besarte que me hace pensarte noche y día, líbrame del mal de tu olvido y ámame sin sentido, sin razón ni motivo, pero con pasión como lo hago yo en cada latido.

 

Amén.

Group-73.png

Santiago Garcés Moncada

1999; Itagüí

Ganó el 2º lugar en el concurso de poesía “Historias para volar la imaginación” (2016), fue ganador del 1º lugar en el primer y el tercer premio municipal de poesía y cuento corto de Itagüí (2018 y 2020) y es co-autor de los libros con las obras ganadoras de estos certámenes, es co-autor del libro “Deshielos de tinta” (2019), su cuento fue publicado en “Medellín en 100 palabras” (2019), participó del Festival internacional de poesía de Medellín como poeta del territorio (2018 y 2019). Abriéndose fronteras fue seleccionado para publicar sus cuentos y poemas en diferentes medios de Estados Unidos, Colombia, Costa Rica, Bolivia y México (2019-2021), participó de la antología de cuentos “Antes del 2020” publicada por la editorial mexicana DINKreaders. Actualmente es miembro del taller literario Letra-Tinta y es cronista de la revista Bohemia.

Oleaje

Caracola Magazine más profundos que la mar.

Tal vez te gustaría..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *