Agua dulce

Las pequeñas frases (o los textos incompletos)

Ensayo-fotografía

Las pequeñas frases (o los textos incompletos)

Por Leodan Morales

Imágenes 


Belle Yelle

Navego entre los distintos ríos de mis orgasmos. Profundos unos. Salvajes otros. Turbios, agitados, rápidos. Claros, suaves, cristalinos. Todos uno, uno en todos. 

Placeres que saben a piel; explosiones alrededor de mis pezones; la satisfacción entera de estimularlos entre mi pulgar y mi dedo índice.

Me pierdo en la diversidad de mis eyaculaciones

espasmos en el centro de mis manos

espasmos alrededor de las líneas de mi cuello

espasmos en mi espalda cada que la recorres con las espinas de tu barba y respiras agitadamente sobre la humedad que has dejado en ella.

La melodía del pecado rellena uno a uno mis orificios

hasta hacerlos estallar en polvo y gritos sin eco.

Me despliego en la adrenalina de encubrirme con la sombra multitudinaria, luces que evito a toda costa; sin señalamientos, sin flechas, sin miradas; solo el sentimiento de presencias mientras exploro esos otros gemidos.

El significado de los gestos en la zona prohibida.

Una mano que resbala hasta llegar al centro de nuestro sexo. Erección infinita en un cubículo público; voces que se ocultan durante el cenit de las viscosidades, y más allá del anonimato, nos despedimos para jamás volver a encontrarnos.

Logo.5

Las pupilas tienen a su modo su propio orgasmo

mente estimulada ante lo que las palabras no comprenden. Imágenes de ti acariciando tu cuerpo fingiendo que yo no te miro.

Observar el vaivén de las caderas de dos extraños que aman ser espiados, de nuevo se desboca mi corazón, mi sudor baja hasta lo más profundo de las sombras y doy por concluido este momento de erotismo.

.

A modo de tratado sin fundamento teórico por el momento

El orgasmo, no conoce de límites ni patrones. Pensarían aquellos que lo han experimentado, que siempre son los mismos, como una misma sensación repartida en distintas épocas; sin embargo, cada que acontece, es distinto en tiempo y en magnitud. 

El orgasmo no conoce de encierros, y mucho menos de jaulas. Se libera y libera, es por eso el gemido, el recuerdo de un grito animal anterior al humano que busca a toda costa su libertad.

Es por eso que se expresa en un lenguaje universal.

Es por eso que dilata y provoca la pérdida del ser durante el escape de la energía, como esa pequeña muerte ya tantas veces estudiada, pero, tan cavernosa como lo ha estado desde el día de su creación. 

Se debe, como necesidad primera, enfatizar en la libertad exploratoria del propio cuerpo.

No imponer mapas al momento de recorrer las montañas personales que componen cada región del cuerpo.

*Intento fallido de un manifiesto*

Invitamos al libre uso de la masturbación. 

Invitamos al libre recorrido del cuerpo.

Invitamos a liberar las fantasías.

Invitamos al pleno conocimiento de la sexualidad.

Invitamos a la disidencia postural. No al misionero. No al perrito. Sí al contorsionismo que ejercita y da placer.

Invitamos al uso de juguetes sexuales. Sí al condón como objeto de erotismo.

Sí a las dudas sobre los placeres del cuerpo y su plena y satisfactoria respuesta.

Sí a los tríos. Sí a los cuartetos. Sí a las orgias. Sí a la protección.

… (Texto en construcción, el personal se encuentra explorando)

Logo.8

Oleaje

Caracola Magazine más profundos que la mar.

Tal vez te gustaría..