Agua salada

La última cena

LA ÚLTIMA CENA

Aquello labios inmóviles me llamaban, 
aquel vaivén subía el incesante mareo, 
el del asco sembrado hace milenios, 
el del cosquilleo debajo de los huesos, 
el que nace de la médula, 
el que recibe la señal cada madrugada acorralada, 
aquel firmamento bestial, 
babeando sobre Sodoma, 
clausurando Gomorra por ser día de guardar.

Tomo tu carne entre mis dedos, 
desvirtuando fibra a fibra el pecado original, 
el de tu garganta, 
ojos ausentes, 
salmos expulsados a quemarropa, 
lienzos cantándole al alba que no llega, 
grito virginal, 
oda a la saliva, 
oda a los dientes sin oficio, lenguas reiteradas al mercado, tacto helado sobre tus pechos,
enfermos de milenios de monogamia. 

El vino de puerta en puerta se multiplica,
los peces naufragan en los ríos de las avenidas, 
lamiendo sin prisa la copa rosada, 
degustando la sal añeja, 
la sal del exilio antiquísimo, 
respiración fina en busca del maná.

Group-73.png

Tus uñas trasplantando las raíces de mi torso, 
removiendo la tierra erosionada, 
las semillas precarias del abandono, 
la del ladrido intermitente de los perros, 
ladrido interno, 
desgarrándome los órganos, 
las ganas, la decencia, el honor.

Decorada habitación de costillas rotas, 
de torturas consensuadas, 
de vergüenzas ocasionales, 
aquel hotel sin nombre es testigo mudo, 
tu y yo, dos o más desconocidos, 
de la inanición azarosa de las esquinas. 

 

Delgadas paredes pintadas de parábolas, 
entro sin credenciales en tu trinchera,
abriendo mares de par en par, 
siendo fugitivo del deseo, 
caminando el mar de Galilea profanado, 
esperando los temblores, 
en espasmos, 
tumbando cruces, altares y santos.

Es la semilla derramada en la sabana, 

la que reverdece el mar muerto, 

los pergaminos en desuso, 

las buenas costumbres, 

los roles de caballeros y princesas, 
admiramos el oleaje agonizante, 
el oleaje despiadado, 
aquel que solo podemos recitar 
en el réquiem de tus brazos.

Marco Lugo

México

Poeta y lector empedernido. Escribiendo desde los 15. Sus mayores influencias son Pablo Neruda, Federico García Lorca y Joaquín Sabina. He publicado en Iguales Revista, Teresa Magazine y Mitote.

Oleaje

Caracola Magazine más profundos que la mar.

Tal vez te gustaría..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *