Agua dulce

La delgada línea

La delgada línea

Deyanira, la reina del burdel

Las piernas que se cargaba Pame eran las más impresionantes que había visto en mi vida, jamás observado un par tan perfecto, tan apetecible. 

Las piernas que se cargaba Pame eran las más impresionantes que había visto en mi vida, jamás observado un par tan perfecto, tan apetecible. 

Nunca había estado tan deseoso, la ansiedad me consumía por las noches, mientras pensaba en la suave piel de aquellos muslos que deseaba volver a hacer míos, volver a sentir la forma en que sus tersos chamorros se unirían en mi espalda, tensándose con cada uno de mis movimientos.

Tampoco podía dejar de pensar en aquel par de pies diminutos, de aquellas pequeñas protuberancias que necesitaba volver a meterme en la boca, rosando con mi lengua su piel, desgarrándola ligeramente con mi colmillo, hasta que ambos acabábamos gritando, rogando por más.

Mañana tenía que volver a verla.

Group-73.png

Antes de que los sepas.

Sumérgete en la narrativa experimental y déjate llevar por las olas sonoras a cargo de la reina del burdel. 

Lee más sobre la autora

Descubre la saga completa de la reina del Burdel. 

Oleaje

Caracola Magazine más profundos que la mar.

Tal vez te gustaría..