Agua salada

Isla Poética – Ernesto Zepeda

Isla Poética

Zepeda Zepeda

CONTORNO

a María Elena L H

POR LOS CONTORNOS de la tarde se ilumina tu vientre,

cáliz de sal puesto en la orilla de la mesa,

al que mis manos se enredan

siguiendo el mito de las hidras,

pilar de carne entre el humo,

alfiler de hueso para sujetar el nombre

a la punta de la legua,

me hinco en este altar de los dioses despedazados

a cantar las oraciones primitivas

que se cortan en la desnuda profesión de la piel,

crispada,

que en las yemas de los dedos se materializa,

alabarda de espinas a donde llegar

en el sacrificio de cada filamento de la boca,

con el canto viene la sed,

oleadas de una playa salvaje

en la que postrar la barca

y hundir los pies para anclarse,

constelación de llamas miedosas para dejar el pecho;

y al fondo la lumbrera de tus actos tranquilos

en la habitación oscura.

Muerdo las extensiones de la piel
para dejar mi testimonio en el fruto salvaje
de tu memoria de crisantemos de sal,
para arrebatar el perdón de las primaveras calcinadas
en nuestra infancia,
los pececillos de castillos fatuos,
y la vereda húmeda de tu piel alrededor de la mía,
porque este bautismo de soledades
nos contempla en el movimiento de los segundos
que persignan mi boca en tu estómago,
elaborando los salmos proféticos con que arrullar
el mestizaje de nuestras sangres;
reconocer la hondonada de tu ombligo
y hacerla el tintero de estas palabras
que reproduzco sabiamente entre el horizonte
de tus piernas.

El silencio vendrá después, vendrá,
con la espalda arqueada de los gatos
que doblan la luna a su paso,
quieto al dominio de tus silentes bastiones
que me sujetan a la realidad encendida
de tu contacto de agua profunda;

entonces nos escapamos en esa lúdica complicidad
de la bahía alivianada bajo tu respiración
a la que este viajero se arrodilla
para incrustar sus símbolos en la arenisca tibia
que es la ofrenda de tu centro
de bálsamos etéreos.
Las voces se acallan en el contacto de los labios
en ese mar intacto por que se vuelca el mundo.

Ayúdanos a llegar a más personas.


Colabora en Caracola
Haz un donativo
Difunde

 

Zepeda Villarreal, Ernesto Adair

Texcoco, 1986

Economista. Director del proyecto Ediciones Ave Azul. XVI Premio Nacional de poesía Tintanueva 2014, con el poemario Reminiscencias. Primer lugar del III certamen Buscando la Muerte, del Centro Cultural Mexiquense Bicentenario, 2014. Actualmente es el Editor del proyecto Colectivo Entrópico. Tiene publicado Raíces bajo las rocas, con Alja Ediciones, 2016. Ha publicado en las revistas Salamandra, Molino de Letras, Aeroletras, El Perro, Penumbria 23, Revarena, Monolito XVII, XIX y XXI, Bistro 2, Letrina 19 y otras. Los libros colectivos más recientes donde ha participado son: La Aldaba entre la arena, La memoria de los días (Ediciones O), El canto de los faunos (C. Entrópico), 13 agujas desde Híjar (Cisnegro), Masturbación Latina (La Fonola Cartonera, Chile), El infierno es una caricia (Fridaura), Turdus Mirula (Revista Mirlo, España), Ciudad de palabras (Alja Ediciones), Poetas Latinoamericanos (Imaginantes, Argentina), entre otros.

aveazul.com.mx – adairzv@gmail.com – IG: Adarkir – Twitter: @adairzv

Oleaje

Caracola Magazine más profundos que la mar.

Tal vez te gustaría..