Agua dulce

Homosexualidad –es- (III)

Homosexualidad-es- (III)

Con esta última publicación, concluyo la breve trilogía acerca de mis reflexiones sobre las distintas Homosexualidades que he ido detectando y percibiendo a lo largo de mis experiencias

Por Leodan Morales

En distintos lugares, con distintas personas, con distintos grupos y con distintos colectivos; no quisiera con esto, ofrecer una mala interpretación, haciendo creer al lector que son las únicas que existen y que son relevantes, mi intención es otra, quizás más utópica y me atrevo a decir fantasiosa, pero mi intención primera y última, es visibilizar la amplia gama de homosexualidades existentes, la cual es tan grande y diversa, como la cantidad de homosexuales que a lo largo de la historia han vivido y viven en nuestro presente.

Existe homosexualidad durante la infancia. Quizás se trate de uno de los puntos menos tratados y que más polémica causa, esto debido a un gran número de malos entendidos que se tienen, tanto por la palabra como por la etapa de vida que menciono. Se ha creído falsamente, que la homosexualidad, se trata única y exclusivamente de mantener relaciones sexuales con personas del mismo género, que si bien, esto es parte del concepto, el concepto mismo abarca mucho más, pues se habla de una forma y estilo de vida.

Juntar la palabra homosexualidad con la palabra infancia, puede resultar “peligroso”

Pues no faltará quien asegure, que se invita a una sexualización temprana y a una precocidad en los descubrimientos propios de cada edad en que se divide el ciclo humano; pero esto va más allá de eso, ¿el motivo?, la desinformación y la no aceptación de que la identidad sexo-genérica, es algo innato y que viene desde el nacimiento de cada individuo.

Han sido muchas veces, que platicando con amigos y conocidos, llegamos a la pregunta “¿Cómo te diste cuenta?”, haciendo referencia a nuestra orientación sexual, y si en algo coincidimos, es que nos dimos cuenta durante los primero años de vida, y no porque desde esa edad ya sintiéramos atracción por las personas de nuestro propio género, si no por algo, una voz interna que nos decía que éramos diferentes a lo que el sistema nos pedía que fuéramos.

Me atrevo a decir que se trata de algo misterioso, incomprensible; pero al mismo tiempo bastante claro para quien lo observa internamente, es como verse reflejado en un manantial que devuelve el reflejo exacto de lo que somos, pero que la sociedad prohíbe y no entiende. Son gustos diferentes, una manera de ver y comprender distintamente.

Experiencias en el sexting

El sexting era una forma de expresión bastante utilizada en estas salas de chat, ante la evidente falta de imágenes.

A partir de ahí, son años de adaptación de parte de las infancias homosexuales a un mundo que les exige como ser, sin dar la opción de ser diferentes. Es por eso que se invisibilizan las infancias homosexuales (y las otras tantas existentes) porque se consideran negativas, no funcionales, aberrantes y en muchos de los casos, se busca su corrección, lo que lleva a finales verdaderamente aterradores. Educamos para señalar y estigmatizar lo distinto, lo que no se adecua a lo que generalmente se aprecia y aunque este punto abarcaría para reflexiones más profundas, quiero dejar sobre la mesa la opción de educar críticamente no desde la polarización de todo, sino con la existencia de gamas y matices.

Para finalizar este ciclo de escritos que me propuse realizar, termino diciendo que debemos escuchar las distintas maneras de vida que existen, pues si el ser humano se caracteriza por algo, es por la diversidad que lleva dentro y refleja. 

Quizás sea un buen ejercicio preguntar en lugar de señalar y

Aprender de ese modo, un poco más sobre lo que significa ser humano.
Leodan Morales
Caracola magazine

Tal vez te gustaría..